Palacio de los Verdugo

Palacio de los VerdugoEl Palacio de los Verdugo de Avila data del año 1531 y lo mandó construir Don Suero del Águila. Está situado en la calle de López Núñez, que entonces se llamaba del Lomo, cerca de las murallas. Su edificación responde al auge de la ciudad en el siglo XVI. Dicho auge tuvo lugar por el crecimiento por la industria textil lanar; el levantamiento de iglesias y conventos; y el empuje religioso de Santa Teresa de Ávila y San Juan de la Cruz.

La fachada sobria de piedra es de estilo plateresco y de carácter defensivo. Se construyó en sillería de granito. No tiene ventanas a baja altura y cuenta con dos anchas torres a cada lado. Tiene una portada adintelada y escudos nobiliarios enmarcados en alfiz de bolas; sobre ella se abre la ventana principal, con decoración de grutescos.

A la izquierda de su fachada, hay un verraco de piedra de época vétonica. Es similar a las decenas de ellos que está repartidos por la ciudad y a los conocidos toros de Guisando. De gran interés es el patio central inacabado. El mismo cuenta con arcadas con decoración floral y también escudos de diferentes linajes abulenses. También es muy interesante el artesonado de la escalera.

El palacio pasó a mano de los Jerónimos en 1606 para convertirse en convento. Permaneció así hasta 1767, año en el que se expulsó a los jesuitas de España. Quedó en estado de abandono durante mucho tiempo. Finalmente se declaró monumento histórico artístico en 1979.

Visitar el Palacio de los Verdugo

Es sede permanente de la Secretaría General del Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España. Esto es así desde el año 2008 tras varios años de obras de restauración. El Palacio de los Verdugo forma parte de los bienes de interés cultural de la provincia de Ávila. Aunque no se puede visitar su interior, es interesante conocer el edificio por fuera. Se llega fácilmente desde la cercana Puerta de San Vicente. Y a escasos minutos caminando se puede ir a la Capilla de Mosén Rubí.

 

Booking.com

Los comentarios están cerrados.